Au moins 25 motos incendiées par les égorgeurs à Kamango

BENI . PRUEBAS INNEGABLES: JOSEPH KABILA TRANSFORMA UN GRUPO DE LAS FARDC EN YIHADISTAS

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Desde hace más de un año, Beni-Lubero no cesa de alertar a la opinión pública, tanto nacional como internacional, de la determinación de Joseph Kabila de hundir el país en un polvorín que le sirva de álibi para enviar las elecciones a las calendas griegas. ¡Cuántos planes no han estudiado para darle vida a esta locura! Pero, gracias a Dios, y al ojo vigilante de los patriotas llenos de amor por su país, Kabila ha sido siempre atrapado en flagrante delito antes de pasar a la acción. Pero su laboratorio no apaga las máquinas. Al contrario. Estos últimos días Beni-Lubero ha sido alertado por varios de sus corresponsales sobre un asalto inminente contra la ciudad de Beni por presuntos yihadistas, pero que en realidad son de las FARDC, que se han estado formando para este plan en los alrededores de la ciudad de Beni. Sí, no sólo militares de las FARDC han sido separados para formarse y hacerse pasar por yihadistas, sino que lo que es aún peor, chicos y chicas menores están siendo recogidos también en la ciudad de Beni para recibir la misma formación.

Presuntos ADF cada vez más visibles en la ciudad de Beni

Desde hace unos días no es raro ver presuntos ADF paseándose por la ciudad de Beni. El pasado 26 de octubre, por ejemplo, han sido vistos en la ciudad e incluso han atacado en la zona este. Durante este ataque secuestraron a ciertos jóvenes de esos barrios y lo llevaron para la selva. Al otro día recorrieron los alrededores de la ciudad de sur a norte y viceversa. Los habitantes alertaron a los servicios secretos, pero nadie se movió. La razón es simple: esos presuntos ADF son militares de las FARDC disfrazados de ADF. Un disfraz de mal gusto, ya que con frecuencia se olvidan de cambiarlo. ¿Será por distracción o para provocar al pueblo?

Menores escapados dan testimonio y lo confirman

Entre los jóvenes secuestrados el 25 de octubre, dos consiguieron escaparse el 2 de noviembre, uno de 10 años y otro de 12. No revelamos sus nombres por razones de seguridad. Fueron conducidos a un sitio llamado Lahé, un lugar conocido por varios habitantes de la ciudad, sobre todo por los cultivadores. El mayor contó ante los administrativos y algunos elementos de la ANR la forma en que fueron tratados y lo que vieron:

– « Cada mañana nos enseñaban a rezar en árabe… » decía, dando algunos ejemplos de los gestos y oraciones aprendidos, a solicitud de los espectadores que querían saber más.
– « Hay también mujeres y chicas. Algunas mujeres llevan velo y sólo se les ven los ojos. Otras estaban esperando sus velos que los estaban haciendo junto con las sotanas que nosotros los hombres deberíamos llevar… » prosiguió contando a su atento auditorio, antes de terminar:
– « A nosotros nos hablaban en swahili, y entre ellos hablaban a veces en lenguas que no entendíamos. También había visitantes que hablaban lingala… No faltaba de nada. Comíamos hasta saciarnos. Nos daban bollos y sardinas. Hasta hay un campo de fútbol y de volleyball ».

¿Para qué servirán esos hombres y mujeres transformados en musulmanes?

Una montaña que oculta el bosque

Estamos ante una montaña que oculta el bosque y esta montaña se llama régimen; y el bosque es un yihadismo creado para las acciones terroristas de los días futuros, sino para los próximos días. El decorado está bien montado.

Para preparar la opinión pública a este drama, el gobierno y algunos de sus aliados (falsos escritores, falsos periodistas, y falsos empelados de la sociedad civil) cantan a gritos el advenimiento de un yihadismo al territorio de Beni. Mientras tanto, como se puede ver, está preparando kamikazes que van a empezar a provocar acciones terroristas, como ya se hace bajo otros cielos.

El error sería pensar que los asaltantes, o presuntos asaltantes, están de connivencia con algunos militares llamados « leales » y que beneficiarían de su apoyo en armas, información y vituallas. ¡Son en realidad pájaros del mismo plumaje! Ellos mismos planifican el ataque, pasan al ataque, aun cuando detengan a algunos a los que presentarán como de las ADF, y sacrifiquen a otros para dar la impresión de que se trata realmente de una incursión del enemigo. Y bajan ellos luego a constatar los hechos. El que pueda que entienda.

El despliegue de tropas, signo precursor de una inminente tormenta

Sobre ese punto, a la hora en que redactamos este artículo, entre los presuntos ADF detenidos, cuatro jóvenes están actualmente en prisión. Estos jóvenes han sido reclutados por el Ejército y enviados a Kamina hace un año. Dos de entre ellos han sido detenidos en el reciente ataque contra el general de brigada Marcel Mbangu Mashita, y otros dos en la carretera a Mbau-Kamango. De estos cuatro jóvenes, uno había sido acompañado por su padre en cuya presencia tomó el avión para Kamina. Queriendo saber cómo pudo su hijo partir de Kamina para encontrarse en las filas de las ADF, su padre fue interpelado por los servicios de seguridad que le mandaron callarse sobre este asunto, bajo el riesgo de verse eliminado también. Este hecho prueba suficientemente que los jóvenes son reclutados para ser formados y luego desplegados en su propio medio para que sirvan de degolladores, y acreditar al final la tesis de que las masacres de Beni son cometidas con certeza por gente de ese medio.

Este odioso plan ha sido confirmado también por una chica secuestrada el mes pasado. Salvó la vida al haber reconocido a uno de los verdugos: « Estaban a punto de matarme. Cuando el degollador me iba a cortar el cuello Dios me dio la gracia de alzar los ojos hacia los que estaban a su alrededor. Y qué sorpresa al reconocer entre ellos a un amigo mío que había sido reclutado hace un año y marchado a formación. No sé con cuanta fuerza grité y lo llamé: « ¡Kasero », también tú estás aquí, no me dejes morir! » Al oír estas palabras dio la orden de que me dejaran partir ».

Ante estos hechos determinantes, la población debe desconfiar de las nuevas tropas de militares que se desplieguen en ese medio. Esos despliegues no anuncian nada bueno, sino que son los signos precursores de la tormenta.

Un hecho es seguro. Para quienes conocen ese medio la población está atenazada. El enemigo está a la puerta. Incluso ya está dentro. Después de haberla alejado de sus campos, está ahora cada vez más cercada. Quién no se va a acordar de las palabras de Mende cuando le pedía a la población que abandonase los campos y se confinara en la ciudad. El objetivo estaba claro: quemar el granero y dejar que la población desfalleciese lentamente en la ciudad al no tener acceso a sus campos ocupados ahora por al invasor. Mientras tanto, no podrá moverse ni siquiera un kilómetro. El fruto estará maduro y se podrá lanzar el asalto final. Beni-Lubero volverá a hablar en sus próximas ediciones para presentar a la opinión pública, tanto nacional como internacional, las pruebas irrefutables de los últimos preparativos de este asalto de parte del régimen.

La comunidad internacional debe reaccionar inmediatamente

Beni-Lubero toma a la comunidad internacional como testigo a través de su ojo la MONUSCO. Ésta debería llevar a cabo una diligente encuesta sobre los hechos. Y lo más sencillo es dirigirse a Lahé, al este de la ciudad de Beni, para confirmar nuestras informaciones y ponerle fin a esta cabalgada de la muerte. El no actuar la convertiría en culpable de las masacres y actos terroristas que se están preparando.

« Se entiende así el grave peligro de toda prolongación del poder de Joseph Kabila. Los congoleños dignos de este nombre deben rehusar toda forma de transición. En efecto, a la vista de lo que pasa en el Kivu-Ituri, toda transición más allá de Diciembre de 2016, daría tiempo y medios al gobierno congoleño que es, con toda evidencia, cómplice de la ocupación ruandesa del Kivu-Ituri en curso » (Padre Vincent Machozi, el 19 de Marzo de 2016, palabras que le costaron su asesinato al día siguiente).

©Beni-Lubero Online.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Laisser une réponse

Votre adresse email ne sera pas publiéeLes champs requis sont surlignés *

*