Des élèves et écoliers en manifestations devant la Mairie de Beni

Beni: « Ya no estamos seguros con esas FARDC », declara la población a los estudiantes que visitan la comuna de Rwenzori ensangrentada y martirizada.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

NOTA INFORMATIVA DE LA COORDINADORA INTERESTUDIANTIL DE BENI SOBRE DE LA VISITA DE RECONOCIMIENTO EFECTUADA EN LA COMUNA DE RUWENZORI

Respondiendo a la recomendación de los estudiantes de Beni que piden la deslocalización momentánea de la alcaldía de Beni y de la comuna de Ruwenzori en célula Buhili, la municipalidad de Ruwenzori, conjuntamente con el comité local de seguridad, ha invitado a los estudiantes a una visita de conjunto de las zonas poco seguras de la comuna para tomar conocimiento del estado de seguridad de esas zonas y de las medidas de seguridad que se tomaron por las fuerzas de seguridad, luego de los ataques de septiembre y octubre de 2018.


Así que el 18 de octubre, a llamado de la coordinadora interestudiantil de Beni, varios miles de compatriotas, estudiantes y habitantes de la comuna de Ruwenzori esencialmente, salieron de la oficina de la comuna hasta los barrios de Boikene, y Paida, precisamente en Bel-Air, Munzambaye, Sobiede, Buhili, Kasinga y Talyata.


Con la autoridad municipal de Ruwenzori, a la que agradecemos, hemos sido testigos del abandono total de dos barrios (Boikene y Paida) por la población. Esas avenidas totalmente tranquilas y desiertas, esas parcelas llenas de hierba, esas casas a punto de ceder nos conmovieron.


Quedamos consternados por los sistemáticos pillajes de las casas abandonadas por la población en algunas entidades. Esta actitud cínica de unos hombres con el corazón de piedra nos ha asqueado totalmente.


Tomamos también conocimiento del dispositivo de seguridad puesto por las FARDC y la MONUSCO alrededor de la comuna de Ruwenzori.


Conversamos con la población que aún resiste allí en las zonas abandonadas por los militares comprometidos en primera línea de fuego en el frente de Kasinga.

A la luz de los elementos recogidos durante el recorrido, estamos en medida de confirmar que:

1. Las células Bel-Air, Munzambaye, Sobiede, Buhili, Kasinga y Paida han sido enteramente abandonadas por la población. Los otros barrios de la comuna están habitados parcialmente sólo durante el día.
2. Las FARDC han implantado nuevas posiciones alrededor de la comuna para securizarla más y sin dejar allí, desafortunadamente, un personal suficiente.
3. Los habitantes de las entidades abandonadas de la comuna de Ruwenzori desconfían mucho de las FARDC, ya que algunos no se pueden disociar fácilmente de los matones por su aspecto morfológico. Los habitantes se sentirían más seguros viendo a la MONUSCO (FIB) que a las FARDC.
4. Algunos militares de las FARDC, los verdaderos, están dudosos respecto al verdadero papel de sus hermanos se armas, y sobre todo de los elementos de la MONUSCO. Estiman ellos que el refuerzo del enemigo en armamento y estrategia pasaría por otros militares de las FARDC y por elementos de la MONUSCO.
5. Los militares concentrados en primera línea del frente se dedican también a la carbonización de los bosques para que sean así ineficaces frente a los ataques inesperados de los asaltantes.
6. De ese modo no se puede llamar razonablemente a los niños de esas entidades abandonadas a que tomen de nuevo el camino de la escuela. Es hipocresía y cinismo.


Luego de esta visita no se puede afirmar honestamente que las entidades periféricas de la ciudad, especialmente Bel-Air, Munzambaye, Sobiede, Buhili, Kasinga y Paida, estén suficientemente securizadas como para permitir un retorno de la población. El dispositivo de defensa puesto allí hasta ahora por las FARDC y la MONUSCO no es de naturaleza que asegure a la población para regresar a esas entidades.


La erección de un campamento militar alrededor de la comuna de Ruwenzori y el refuerzo de éste en hombres debe continuar. Es importante también que los militares de nacionalidad dudosa sean retirados de las primeras líneas para que la población y algunos de las FARDC, que piensan legítimamente a causa de su morfología y de su aspecto que son matones, se sientan más seguros. Es también importante que el alcalde de la ciudad y el burgomaestre de la comuna de Ruwenzori instalen momentáneamente sus oficinas y sus residencias en el barrio de Boikene, en la célula de Buhili, a fin de seguir la situación más de cerca y tranquilizar a la población local para que vuelva a sus residencias. Sólo a este precio podremos securizar verdaderamente la comuna de Ruwenzori y esperar que la población se anime a regresar a sus casas abandonadas.

Hecho en Beni el 18 de octubre de 2018

CLOVIS MUTSUVA

©Beni-Lubero Online.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Laisser une réponse

Votre adresse email ne sera pas publiéeLes champs requis sont surlignés *

*