Général FALL SIKABWE (FARDC)

FARDC: un reacondicionamiento que oculta una preparación de guerra

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

En un momento particularmente crucial, en el que aparecen llenos de nubarrones los horizontes del país, el Presidente Joseph Kabila acaba de sorprender al mundo con unos provocadores cambios en la cumbre del Ejército Nacional. Es un acto de desafío visible que lanza el presidente congoleño a quienes pretenden presionarlo. Es al mismo tiempo un signo de sabotaje hacia el pueblo congoleño que ve a sus verdugos redorar sus blasones y coronarse de honores.

De hecho, el general John Numbi, el asesino del abogado Floribert Tcheba, antiguo director de la Voz de los que no tienen Voz, es elevado al rango de Inspector General de las FARDC. ¿Qué podría significar tal nombramiento, sino un desafío y una injuria a cuantos creen en los Derechos Humanos?

En el Estado Mayor General de las FARDC, el general Didier Etumba ha sido despojado de sus funciones en favor del teniente-general Célestin Mbala Musense. ¿Qué se puede retener de Mbala? Que es el hombre que había sido enviado por el presidente Kabila para instalar el maquis de las FARDC en Beni, que aparecerían como falsos ADF, esos famosos compañeros de los degolladores de civiles, que ellos mismos participaban en esos actos. La ascensión del general Mbala a la cumbre del ejército nacional significa claramente que las fuerzas públicas se encuentran a su disposición, en otras palabras el ejército nacional, pasan en adelante al servicio de los degolladores. ¿Será con ese gesto como piensa por fin Kabila sellar el destino de la R.D. del Congo?

Otra figura importante en los cambios de la jerarquía militar de las FARDC es el nombramiento del general Gabriel Amisi, alias Tango Four, en calidad de jefe del estado mayor adjunto, encargado de las operaciones. ¡Qué decepción para los congoleños del Nord-Kivu, cuando recuerdan la gran traición de la que fueron víctimas las FARDC por parte de ese oficial criminal en Mushake! En efecto, era el 8 de diciembre de 2007 cuando el público era testigo del desastre de los soldados del ejército congoleño frente a los rebeldes del Congreso Nacional para la Defensa del Pueblo, CNDP, en Mushake. Ese evento produjo una carnicería como nunca conoció el ejército congoleño en toda su historia militar. Desde entonces, como recompensa, Joseph Kabila hace pasar en honores a Tango Four de ascenso en ascenso. Así que hoy se convierte en el segundo de aquél que había instalado a los degolladores en la región de Beni para exterminar a los autóctonos.

Para no limitarnos sólo a esas tres figuras entre los beneficiarios de los susodichos nuevos nombramientos, hechos por el Jefe del Estado, es necesario constatar que Joseph Kabila acaba de conceder un nuevo poder a los escuadrones de la muerte sobre las vidas de las pacíficas poblaciones que entregan en holocausto. Es una abierta declaración de guerra contra el pueblo, contra sus esfuerzos para conseguir la democracia, un estado de derecho, la justicia, y la libertad.

A justo título podemos interrogarnos si es rodeándose de criminales, investidos además de plenos poderes para sembrar desolación y muerte, cómo podrá persuadir Kabila a su pueblo y al mundo de su voluntad de llevar a la nación hacia las elecciones. ¿Será con esas personas que están en espera de sanciones internacionales con las que pretende Joseph Kabila alcanzar un estado de derecho y hacerles justicia a las víctimas de las masacres y de la inseguridad general del país?

Quienes pretenden el liderazgo de la oposición política y de la sociedad civil, así como los hombre de tropa animados aún de sentimientos patrióticos, deberían alzarse unánimemente para bloquearle la vía a la triste aventura del Señor Joseph Kabila, antes de que sea demasiado tarde.

Kazadi Joseph Bondeko
Kinshasa.

©Beni-Lubero Online.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Laisser une réponse

Votre adresse email ne sera pas publiéeLes champs requis sont surlignés *

*