Que lo admitan o no, Martin Fayulu es el único presidente elegido por el pueblo del gran Nord-Kivu. Esta acogida del 15/02/2019 lo comprueba de sobra.

Martin FAYULU, una bomba de tiempo

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Dos meses después de la investidura de Felix Tshilombo Tshisekedi en la sede de Presidente de la República, Martin Fayulu sigue siendo un verdadero ídolo en el seno de la opinión popular a todo lo amplio del país. Desde que la R.D. del Congo es un estado soberano, nunca se había visto a un candidato ganar tan espontáneamente la confianza de toda la nación. El pueblo lo apoyó con determinación frente a sus concurrentes en las últimas elecciones presidenciales, ya que descubrió en él la encarnación de una lucha que trataba de acabar definitivamente con el régimen del presidente Kabila y su corrupta familia política.


Hoy más que nunca realiza el pueblo congoleño hasta qué punto fue traicionado, no sólo por esos dirigentes depredadores, sino también por esos opositores oportunistas que, a causa de un egoísmo llevado al extremo, prefirieron ofrecer sus buenos oficios para cubrir la perennidad de los malvados en el poder confiscando la victoria a la que el pueblo había llevado masivamente a Martin Fayulu. Esta trampa no disminuye en la más mínimo su popularidad, ni la determinación de las bases a aguantar hasta el final en la lucha.


Por eso ya en plena capital, en Kinshasa, las multitudes decepcionadas por el engaño del poder no cesan ahora de reclamar las armas. Felix y su UDPS son los mayores traidores contra la nación por haber procedido a salvar a Kabila y a su sistema en un momento en que su signo estaba echado. Tal complicidad los hace pasar el rango de los enemigos del pueblo y, llegado el momento, serán tratados como tales. Sobre todo es lamentable constatar que Felix haya vendido su piel al Diablo, ya que la compasión, el perdón, la gratitud, etc. son vocablos que el Diablo no tolera jamás. La prueba de ese “corazón sin piedad” se revela, entre otras, a través de la reciente elección de los senadores en la que, para ridiculizar a Felix y a su partido, Kabila y su FCC demostraron su fuerza corrompiendo a todos los diputados provinciales del UDPS hasta privarlos de un solo senador. El único hombre fuerte verdadero del país sigue siendo pues Martin Fayulu. Su fortaleza se basa en el apoyo popular.


Actualmente basta una orden de Martin Fayulu para que Felix y sus aliados del FCC sean desmitificados; sólo una señal de su parte bastaría para que el pueblo se movilizara para expulsar al régimen en el poder, con manifestaciones, por medio de las armas, poco importa.

Talangai Katchelewa

©Beni-Lubero Online.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Laisser une réponse

Votre adresse email ne sera pas publiéeLes champs requis sont surlignés *

*