¡SOS Bukavu !: La Policía Nacional descubierta como autora de la inseguridad y de los robos nocturnos en la ciudad

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

La gran verdad desvelada por los trágicos incidentes de la ciudad de Bukavu, desde el 25 de septiembre de 2017, es que la inseguridad, los ataques y robos nocturnos contra esta apacible población en sus domicilios son operaciones criminales organizadas y ejecutadas por la Policía Nacional Congoleña. Estos elementos, sabiamente llamados « agentes del orden », se convirtieron en verdugos del pueblo al que se supone que deben proteger.

Las áreas de Panzi, un espacio situado en la parte sur de la ciudad de Bukavu, se encara con un fenómeno de bandidismo a mano armada que alcanzó gran amplitud en el curso de los tres últimos meses. Cada noche, a partir de las 21 horas, o un poco más tarde, elementos fuertemente armados con fusiles hacen irrupción en las residencias privadas para pillar los bienes de valor. Estas operaciones se acompañan siempre de torturas que provocan con frecuencia graves heridas físicas y morales, o muertes.

La amplificación de este fenómeno ha excitado a los jóvenes del barrio de Panzi a iniciar patrullas paralelas a las de la Policía Nacional todas las noches, desde las 21 horas hasta el alba. Toda persona interceptada en este intervalo de tiempo, que carezca de justificación válida para desplazarse de noche, es detenida y presentada a la Policía para su investigación.

Así, en la noche del 24 al 25 de septiembre, hacia las 21 horas (hora local de Bukavu), en la espesa obscuridad nocturna se oyeron disparos de balas en ese barrio. Los jóvenes patrulleros civiles se precipitaron para enterarse de lo que estaba sucediendo. Avenidas y calles fueron bloqueadas. Se encontraron entonces a mitad del camino un jeep de la policía, estacionado al nivel de la célula de Chai, pero sin nadie en su interior. Siguiendo su camino alcanzaron a la familia que acababa de ser atacada, el papá y la mamá tenían heridas de balazos de los malhechores. Los bandidos se llevaron el dinero y todos los objetos de valor disponibles.

Durante ese bloqueo sistemático de la zona en donde se realizó el ataque de los bandidos, los jóvenes cayeron sobre un grupo de siete personas firmemente armadas, pero vestidos de civil. Eran efectivamente los bandidos que buscaban que traían su botín al carro de la policía que ellos habían descubierto antes. Se inició una discusión entre ambas partes, ya que los jóvenes trataban de descubrir la identidad de esas siete personas armadas y la razón de su desplazamiento nocturno tan tarde. Eso degeneró enseguida en una disputa y un combate. Como esos jóvenes hacen su patrullaje provistos de palos y machetes, alcanzaron a dominar pronto a los siete bandidos. Al revisar sus macutos, encontraron los uniformes de la Policía Nacional; entre ellos, fue reconocido un PM (Policía Militar).

Desde ese momento hasta el alba se alertó a todo mundo. A las cinco y media de la mañana la población se movilizó para bloquear la carretera y todas sus arterias. Los jóvenes civiles patrulleros requisaron el vehículo de la policía, descubierto en flagrante delito de bandidismo, para aportar a las mujeres piedras con que bloquear la calle. La fuerte intervención de la Policía llegada en ayuda no consiguió sino alimentar las peleas, con un gran balance de muertos y heridos y un policía quemado vivo.

Este evento es una prueba más para demostrar lo que sufre el pueblo congoleño. Sus verdugos de todos los niveles no son otros que sus propios dirigentes. Este es una situación que los habitantes de Beni, de Butembo y del sur del Ituri no cesan de denunciar desde hará pronto tres años, cuando se habla de las masacres de Beni, y de la inseguridad sobre el cordón Lubero-Beni-Ituri.

El grito de angustia de la población de Beni-Lubero es recuperado ahora por la ciudad de Bukavu (incluso por toda la población del Nord-Kivu). El Kasai hace resonar más allá el mismo eco. El régimen de Kabila extermina al pueblo congoleño. ¿No es ya bastante para que el mundo comprenda la urgencia de la solidaridad internacional para poner fuera de estado de hacer daño a Joseph Kabila y a su régimen sanguinario, cuyos daños podrían afectar pronto a toda la región de los Grandes Lagos del África central?

Jean-Christian SHABANI
Bukavu

©Beni-Lubero Online.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Laisser une réponse

Votre adresse email ne sera pas publiéeLes champs requis sont surlignés *

*